Sobre VIH

Enfermedades Oportunistas

AQUÍ ENCONTRARÁS:

¿Qué son las enfermedades oportunistas?
¿Cuándo aparecen las enfermedades oportunistas?
¿Cómo prevenirlas?
¿Cuáles son las enfermedades oportunistas más comunes en personas con VIH?
¿Existen diferencias en las enfermedades oportunistas según sexo?

¿QUÉ SON LAS ENFERMEDADES OPORTUNISTAS?

El VIH una vez ha ingresado al organismo, busca e infecta las células del sistema inmunitario, un tipo de glóbulos blancos llamados células CD4, encargados de protegernos de los virus, infecciones y enfermedades en general. El VIH invade estas células y las utiliza para producir miles de copias del virus. A medida que la cantidad de virus crece, el sistema inmunitario se va debilitando.

En nuestros cuerpos tenemos gérmenes (bacterias, protozoos, hongos y virus). Cuando el sistema inmune funciona bien, controla a estos gérmenes. Pero cuando el sistema inmune está debilitado debido al VIH u otro motivo como el uso de medicamentos, estos gérmenes pueden causar problemas de salud.

En esa situación, las enfermedades e infecciones que se aprovechan de un sistema inmune debilitado para hacer presencia se llaman "oportunistas"; por lo que las enfermedades o infecciones que puede tener una persona con VIH cuyo sistema inmunológico está debilitado se las conoce como “enfermedades oportunistas” o "infección oportunista". Esa etapa de la infección por VIH se la denomina sida.

Las enfermedades oportunistas pueden llevar a la hospitalización y a la discapacidad, y son responsables de la mayoría de las muertes de personas con sida. Sin embargo, con tratamientos puntuales y oportunos dependiendo de la enfermedad o infección oportunista (IO) y el tratamiento antirretroviral para combatir el VIH, se pueden controlar estas enfermedades e incluso, una persona en etapa sida puede volver a una etapa VIH asintomático/a (sin síntomas).

¿CUÁNDO APARECEN LAS ENFERMEDADES OPORTUNISTAS?

Para que el VIH debilite significativamente el sistema inmunológico de una persona, han de pasar varios meses o hasta años desde el momento de la infección, dependiendo de varios factores como: tipo de sangre, fortaleza del sistema inmunológico, enfermedades preexistentes, estilo de vida, etc. Sin embargo, la inmunodepresión puede retrasarse más tiempo, con un diagnóstico temprano y acceso a tratamiento antirretroviral (ARV) esto permite a las personas que viven con VIH (PVV) tener una buena calidad de vida durante muchos años.

¿CÓMO PREVENIRLAS?

La mejor forma de prevenir las infecciones oportunistas es mantener tu sistema inmunitario lo más fuerte posible tomando medicamentos ARV antes de que el recuento de tus células CD4 caiga demasiado (por debajo de 200). Esto permite que el sistema inmunitario haga su trabajo y controle las infecciones.

Cuando el sistema inmunológico está debilitado y el recuento de CD4 es muy bajo, se realiza una “profilaxis”, es decir, un tratamiento para prevenir infecciones oportunistas.

Por otro lado, reconocer síntomas puede ser útil para tomar medidas y evitar la aparición o agravamiento de enfermedades relacionadas con el VIH.

¿CUÁLES SON LAS IO MÁS COMUNES EN PERSONAS CON VIH? (*)

La información siguiente no pretende reemplazar el diálogo con un especialista, sin embargo, puede ayudar a decidir qué preguntas plantearle. A continuación un listado de infecciones oportunistas más comunes y sus síntomas.
En el caso de desarrollar una IO, existen opciones de tratamiento efectivas

ENFERMEDAD / INFECCIÓN PARTES DEL CUERPO AFECTADAS SÍNTOMAS CÓMO SE DIAGNOSTICA TRATAMIENTO OTROS COMENTARIOS
Neumonía (protozoo) Pulmones, rara vez oídos y piel Dificultad para respirar, tos (a menudo seca) fiebre Radiografía de tórax, análisis de sangre y esputo, rara vez biopsia pulmonar Trimetoprin-sulfametoxazol (TMP-SMX)

Alternativas:
Clindamicina +
Primaquina
Profilaxis con TMP-SMX si el recuento de células CD4 está bajo 200

La IO más común (en especial, en personas no diagnosticadas antes con VIH).
Citomegalovirus (virus) Ojos, tracto gastrointestinal, cerebro y sistema nervioso central, pulmones Visión borrosa, diarrea y dolor abdominal, fiebre, escalofríos Examen oftalmológico directo, biopsia de tejido intestinal, coloración de esputo Ganciclovir, luego Valganciclovir

Alternativas: Ganciclovir implante + Valganciclovir
 
Se desarrolla cuando el recuento de células CD4 es muy bajo (menor que 50).
Generalmente no se recomienda profilaxis.
 
Mycobacterium avium
intracellulare
(micobacteria)
 Se disemina a través de la médula ósea (se observa también en hígado y pulmones). Fiebre, escalofríos, dolores similares a los de la gripe, problemas digestivos, debilidad.  Análisis de sangre (hemocultivos) y médula ósea.   
Claritromicina + etambutol

Alternativas:
Azitromicina + etambutol
 Profilaxis efectiva con azitromicina o claritromicina cuando las células CD4 < 50 (asimismo eliminar profilaxis cuando las células CD4 suben).
Tuberculosis
(TB)
(micobacteria)
Pulmones
Médula ósea, hígado, tracto gastrointestinal, prácticamente en cualquier lugar
Igual que el anterior, más tos, pérdida de peso. Radiografía de
tórax, baciloscopías de muestra de esputo o esputo inducido o LBA, PCR y cultivo.
Isoniacida +
Rifampicina +
Etambutol +
Pirazinamida

Alternativas:
Isoniacida +
Rifampicina
o, Etambutol (tableta), o Estreptomicina
Los adultos, adolescentes y embarazadas una vez se ha descartado TB activa, deben recibir tratamiento con isoniacida.

Las personas con VIH tienen mayor riesgo de tener cepas resistentes a varios medicamentos.
Candidiasis
(hongo)
Boca
Vagina
Garganta (única IO que define etapa de sida)
Pérdida del gusto y el apetito
Secreción vaginal
Dificultad para tragar
Coloraciones y cultivos
Endoscopia
Biopsia
Oral: nistatina o clotrimazol

Vaginal: miconazol clotrimazol, butaconazole, tioconazol, itraconazol

Esofágico: fluconazol (también puede usarse para los demás tipos)
En general, la profilaxis no se recomienda formalmente, pero muchas personas con recurrencias utilizan terapia supresiva permanente.

Puede aparecer incluso con niveles bastante altos de CD4.
Criptococosis (hongo) Cerebro: menengitis Fiebre, dolor de cabeza, no hay rigidez de cuello (ésta es causada por la meningitis bacteriana) Punción lumbar para examen de LCR
Antígeno del Cryptococcus en suero
Amfotericina-B + flucitosina
Luego, mantenimiento de por vida con fluconazol
IMPORTANTE para todas las infecciones fúngicas (por hongos): no se debe usar azoles (fluconazol, ketoconazol, itraconazol, etc.) durante el embarazo.
Toxoplasmosis (protozoo) Cerebro: Encefalitis Fiebre, confusión, deficiencias neurológicas locales, convulsiones tomografía computarizada o de resonancia magnética del cerebro
Pruebas de toxo en suero
Pirimetamina + sulfadiazina + ácido folínico

Alternativas: clindamicina (para sulfadiazina)
Profilaxis para un recuento de células CD4 inferior a 100 con trimetropima y sulfametoxazol.
Criptosporidiasis (protozoos) Tracto gastrointestinal Diarrea, náuseas, fiebre, dolor de cabeza y pérdida del apetito Análisis de heces
Endoscopía o colonoscopía
Hidratación, suplemento nutricional y agentes
antidiarreicos.

Iniciar tratamiento ARV, el incremento de CD4 a más de 100 cél./mm³ cura la enfermedad.
A menudo se produce cuando el recuento de células CD4 es muy bajo (menor que 50)
Leucoencefalopatía multifocal progresiva (LPM)
(virus)
 
Cerebro Cambio de personalidad, pérdida de varias funciones corporales, progresiva Resonancia magnética del cerebro Sin terapia antiviral real
Intentar mejorar el sistema inmunitario con tratamiento ARV.
 

(*) Fuente: The body: infecciones oportunistas www.thebody.com y la Guía de atención integral de adultos y adolescentes con infección VIH/sida (2012) del MSP.

Existen otras enfermedades infecciosas asociadas a áreas geográficas o ambientales específicas que debe considerarse, por ejemplo en las zonas tropicales: paludismo, la esquistosomiasis, la oncocercosis, la filariasis linfática, la enfermedad de Chagas, chikungunya y el dengue. La mayoría de éstas suelen transmitirse por acción de ciertos insectos; para evitarlas se debe conocer en cada caso las formas de infección y tomar las medidas sanitarias necesarias. En caso de presentar síntomas es recomendable acudir al especialista tratante para evitar tomar medicamentos que afecten los ARV.

Una PVV, después de su recuperación puede seguir necesitando un tratamiento de mantenimiento permanente a fin de evitar que la IO se vuelva a desarrollar. Si el recuento de células CD4 sube, es posible que pueda suspenderse la profilaxis o los tratamientos de mantenimiento.

No se debe suspender ningún tratamiento sin analizarlo antes con el especialista tratante.

¿EXISTEN DIFERENCIAS EN LAS ENFERMEDADES OPORTUNISTAS SEGÚN SEXO?

Ciertas enfermedades oportunistas sí presentan diferencias en cuanto al sexo de quienes las padecen:
  • Los hombres tienen ocho veces más probabilidades que las mujeres de desarrollar el sarcoma de bKaposi (SK), un tipo de cáncer de origen viral.
  • Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar neumonía bacteriana.
  • Las mujeres pueden tener mayores índices de infecciones con herpes simple que los hombres.

La displasia es una afección precancerosa del sistema reproductor femenino, que con frecuencia resulta más grave y difícil de tratar en las mujeres con VIH que en aquéllas sin el virus. Si la displasia no es tratada, puede derivar en cáncer de cuello uterino, que es una enfermedad mortal y una afección que define el sida.

Es importante que las mujeres con VIH se realicen una prueba de Papanicolaou y exámenes ginecológicos en forma regular para identificar infecciones, displasia o cáncer. Además, deben realizarse pruebas de laboratorio y visitar al  especialista a cargo de su tratamiento antirretroviral regularmente, a fin de controlar su estado de salud. Actualmente la medicina permite la prevención efectiva o bien el diagnóstico y tratamiento tempranos de las IO.


 

 

 
0.002 qc