Servicios

Consejería de Pares

AQUÍ ENCONTRARÁS:

Consejería de pares entre personas que viven con VIH
Temas que debe abordar la consejería de pares
Características y perfil de un consejero-a par
Recomendaciones para la consejería de pares
¿Qué es la confidencialidad?
Otros tipos de consejería en VIH
¿Quiénes deberían acudir a un servicio de consejería y prueba voluntaria de VIH?
La consejería pre prueba
La consejería pos prueba
Consejería pos prueba con resultado positivo
Consejería pos prueba con resultado negativo

CONSEJERÍA DE PARES ENTRE PERSONAS QUE VIVEN CON VIH

La consejería de pares, conocida también como orientación entre pares, es un proceso de información, educación y orientación que una persona que vive con VIH (PVV) que ya ha pasado por una etapa de aceptación y empoderamiento de su condición de salud, da a otra PVV que recién conoce su diagnóstico de VIH o que requiere reforzar su información o conocimientos en ciertos temas relacionados con el VIH, para la toma de decisiones importantes relacionadas con su salud.

La CEPVVS realiza consejería de pares entre personas con VIH, a través de los proyectos que ejecuta, desde el año 2006, tomando en consideración que este es un elemento clave para todo el proceso de aceptación de vivir con VIH y empoderamiento sobre esta situación de salud.

Conoce los sitios donde CEPVVS brinda el servicio de consejería de pares en varias ciudades del país aquí.

¿QUÉ MÁS ES LA CONSEJERÍA DE PARES?
  • Es una interlocución entre el consejero-a par y la usuaria-o, en la cual tanto el escuchar como el informar son factores claves y fundamentales.
  • Es facilitar la exploración del usuario-a sobre los propios sentimientos, conocimientos, valores, actitudes y creencias sobre los diferentes aspectos del VIH y temas relacionados.
  • Es facilitar la capacidad del usuario-a a decidir responsablemente sobre los aspectos relacionados a su condición de salud, en base a la experiencia acumulada de un proceso similar que ha pasado su consejero-a par.

¿QUÉ NO ES LA CONSEJERÍA DE PARES?
  • Primero es muy importante señalar que la consejería de pares no es lo mismo, ni pretende reemplazar, a la consejería pre o post prueba que una persona debería recibir siempre que ha decidido realizarse una prueba de detección del VIH. Por lo tanto, la consejería de pares solo es posible realizarla entre personas cuyo diagnóstico de VIH ha sido debidamente confirmado.
  • El consejero-a par de personas con VIH no es un acompañante, ni un empleado del usuario-a; es una persona que se ha preparado para informar y orientar al usuario-a para a la toma de decisiones.
  • consciente y adecuadamente informado.
  • No es una terapia psicológica.
  • No es un análisis profundo de la problemática del usuario-a.
  • No es una forma de sugerir como pensar o sentir.
  • No es dar consejos al usuario-a.

OBJETIVOS DE LA CONSEJERÍA DE PARES
  • Prevenir la infección y re-infección del VIH.
  • Informar clara y objetivamente sobre los distintos aspectos relacionados con el VIH, la atención integral y los grupos de ayuda mutua.
  • Favorecer el cambio del comportamiento para reducir la exposición de una persona a la infección o re-infección por VIH.
  • Promover una actitud positiva y digna para convivir con el virus, con una buena calidad de vida.
  • Motivar y facilitar la toma de decisiones adecuadas y oportunas como parte de una atención integral a la PVV.
  • Ayudar al usuario-a a adaptarse a su nueva condición de salud.
  • Brindar apoyo inicial al usuario-a para aprender a convivir con el VIH.

TEMAS QUE DEBE ABORDAR LA CONSEJERÍA DE PARES

No hay una receta o lista puntual de temas que se deben abordar en la consejería de pares entre personas que viven con VIH. Los temas que se aborden, en la mayoría de los casos, van a depender de ciertos factores como la necesidad del usuario-a o el estadio de ánimo y situación que él o ella esté pasando al momento de recibir la consejería de pares.
  • Reforzar el significado de un resultado positivo de VIH.
  • Recomendaciones sobre prevención positiva, auto-cuidado y estilos de vida saludable.
  • Información básica sobre nutrición, tratamientos antirretrovirales (ARV), adherencia y efectos secundarios.
  • Orientación sobre la importancia de comunicar el resultado a la pareja(s) sexual(es), o a algún familiar, si la PVV así lo decide.
  • Informar sobre opciones para recibir atención médica especializada en VIH en su localidad.
  • Derechos humanos y su relación con VIH
  • Referencia adecuada a grupos de ayuda mutua, asociaciones u otros grupos y actividades para PVV.
  • Apoyo emocional y testimonial que la vida continúa y que mucho dependerá de cada persona para mantenerse saludable.
  • Opciones para orientar e informar a la familia.
  • Seguimiento a temas de interés del usuario/a.

EL USUARIO-A DE UN SERVICIO DE CONSEJERÍA DE PARES DEBE TENER LA OPORTUNIDAD DE:
  • Explorar sus dudas
  • Identificar sus sentimientos
  • Exponer sus dificultades
  • Disminuir temores
  • Despejar mitos
  • Tomar decisiones adecuadas en base a una información veraz y oportuna.

CARACTERÍSTICAS Y PERFIL DE UN CONSEJERO-A PAR

Una PVV que ha pasado un proceso inicial de aceptación de su condición de ser VIH positivo y que ha aprendido a convivir con el virus.
  • Compromiso de apoyo con sus pares.
  • Ser estable emocionalmente, tolerante e incluyente.
  • Con habilidades de comunicación e interrelación personal (escucha activa).

PRINCIPIOS DE UN CONSEJERO-A PAR PVV

Imparcialidad
Confidencialidad
Privacidad
Veracidad
Voluntariedad
Solidaridad

PRODUCTOS DE UNA CONSEJERÍA DE PARES
  • Satisfacción de la usuaria-o
  • Confianza en las personas e instituciones.
  • Disminución de temores, mitos y ansiedades.
  • Creatividad para buscar y encontrar soluciones.
  • Decisiones consientes y voluntaria.

RECOMENDACIONES PARA LA CONSEJERÍA DE PARES

  • Establecer empatía con el usuario-a.
  • Percibir necesidades del usuario-a de contención de crisis, sentimiento de culpa.
  • Evaluar los conocimientos del usuario-a sobre VIH.
  • Contar con una base de datos de organizaciones, instituciones, grupos para referencia.
  • El consejero-a debe evaluar el estado emocional de la usuaria-o y de acuerdo a ello abordar los temas antes mencionados, todos o en partes de acuerdo a cada situación.
  • Cuando el usuario-a puede estar pasando por un estado emocional complicado o una crisis, el consejero-a debe limitarse, en una primera sesión, a darle ánimos y apoyo moral y no topar otro tipo de temas que pueden ser abordados en otra sesión.
  • La consejera-o tiene limitaciones, no es perfecto y es importante que tenga claro eso.
  • Es preferible que un consejero-a no dé consejería de pares a una persona que haya tenido algún vínculo de amistad o sentimental con el-ella.
  • Es importante establecer con claridad los límites y alcances de la orientación.
  • La consejería de pares es individual, a menos que la persona solicite la presencia de otra persona (amigo, pareja, madre). En ese caso, la consejera-o primero deberá hablar con el usuario/a sobre esto, y en caso de que solicite la presencia de otra persona, permitirle su ingreso. También podrá participar otra persona (su representante) en una consejería cuyo usuario/a sea menor de edad.

¿QUÉ ES LA CONFIDENCIALIDAD?

Confidencialidad es el derecho que todas y todos tenemos a mantener en reserva (secreto), cierta información sobre nuestra salud o estilo de vida particular. Este derecho se encuentra amparado expresamente en el Art. 4 de la Ley de Derechos y Amparo al Paciente del Ecuador, que dice:

“Todo paciente tiene derecho a que la consulta, examen, diagnóstico, discusión, tratamiento y cualquier tipo de información relacionada con el procedimiento médico a aplicársele, tenga el carácter de confidencial.”

El diagnóstico de vivir con VIH es confidencial en cualquier ámbito, no solo en el de la salud. Vulnerar ese derecho es penado por la Ley. Solo la persona que vive con VIH puede decidir a quién y cuándo comparte información sobre su diagnóstico a otras personas.
RECUERDA

Todo usuario-a tiene derecho a que la consulta, examen, diagnóstico, tratamiento y otra información relacionada con el procedimiento médico, tenga el carácter de confidencial.

OTROS TIPOS DE CONSEJERÍA EN VIH

Solo la información oportuna y adecuada respecto al VIH permite a la población, con y sin VIH, tomar las mejores decisiones respecto a su salud y su vida. En ese marco existen otros tipos de consejería en VIH que se brindan como parte del diagnóstico y pruebas para detención del VIH. Estas se dan entre un usuario/a y una consejera/o que no necesariamente vive con el virus.

En esos casos, la consejería es:
  • Una actividad informativa y orientadora de manera que sea el usuario/a quien escoja las posibles soluciones relacionadas con su situación respecto al VIH.
  • La consejería es una estrategia preventiva que busca apoyar a las personas que pueden tener VIH y orientar a las personas que viven con el virus.
  • La consejería motiva la participación en grupos terapéuticos y de auto apoyo.
  • La consejería debe ser parte de un sistema multidisciplinario de atención donde es posible realizar referencias/contra referencias a las instituciones formales e informales existentes.

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA CONSEJERÍA
  • Acceso a la consejería como derecho universal de la población.
  • Enfoque humanista centrado en la persona con sus características Sico-sociales y de género.
  • Proceso horizontal que no es directivo ni dirigido sino de orientación, facilitación, presentación de estrategias y oportunidades.
  • Enfoque integral de atención en VIH.
  • Confidencialidad de la información obtenida del usuario/a en todos los ámbitos.
  • Enfoque positivo frente a la infección con VIH que brinde una imagen realista, pero dinámica y positiva de la condición de vivir con VIH.

¿QUIÉNES DEBERÍAN ACUDIR A UN SERVICIO DE CONSEJERÍA Y PRUEBA VOLUNTARIA DE VIH?

  • Personas que presumen estar infectadas por haberse expuesto a comportamientos de riesgo (relaciones sexuales desprotegidas, uso compartido de jeringas y agujas, transfusiones de sangre inseguras).
  • Mujeres en etapa de embarazo
  • Personas que tienen vida sexual activa, o con múltiples parejas sexuales.
  • Personas que realizan el trabajo sexual.

LA CONSEJERÍA PREPRUEBA

La consejería pre-prueba es un diálogo reservado que mantiene la persona que se va a realizar una prueba de VIH con un consejero/a, antes de la toma de la muestra de sangre.

En la conversación se deben tratar asuntos como:
 
  • Dudas e inquietudes respecto a información general sobre VIH y sida, la prueba y los posibles resultados.
  • Realizar una evaluación personal de su situación de riesgo de infección.
  • Meditar en la posibilidad de cambio de comportamientos.
  • Aprender formas de sexo seguro y prevención de VIH.
  • Explicar la prueba y clarificar su significado.
  • Explicar las limitaciones de los resultados de la prueba y prevenir al usuario/a sobre potenciales fallos en los resultados (por ejemplo, el entender que un resultado negativo significa que se mantendrá negativo solamente si no ocurren otras exposiciones riesgosas).
  • Ayudar al usuario/a a entender por qué la prueba es necesaria y tomar una decisión sobre la misma.
  • Recalcar el carácter voluntario y confidencial de la prueba.

Al final de esta consejería, la persona puede decidir realizarse la prueba, lo que se denomina “consentimiento informado”.

Para asegurar máxima confidencialidad para las personas que acceden a las pruebas de VIH, las muestras deben ser recogidas con un sistema de codificación y sin los nombres de las personas, de tal manera que los técnicos de laboratorio y otro personal que tenga acceso a las mismas, no puedan identificar a la usuaria-o.

LA CONSEJERÍA POSPRUEBA

En la consejería post-prueba, la persona recibe los resultados y además incluye:
  • Reforzar información recibida en la consejería pre – prueba.
  • Información sobre cuidados posteriores y referencia a servicios adicionales o complementarios.
  • Orientación sobre prevención positiva.
  • Apoyo inicial en crisis emocionales.
  • Reforzar comportamientos seguros en caso de que el resultado sea negativo.
Una de las metas principales de la consejería post-prueba es ayudar al usuario/a a entender y aceptar los resultados de las pruebas. Los mensajes deberían ser diferentes para aquellos que tienen resultados positivos, que para los que tienen resultados negativos.

CONSEJERÍA POSPRUEBA CON RESULTADO POSITIVO

Para los consejeros informar a alguien que el resultado de su prueba es positivo puede ser difícil e incómodo. Uno de los temores más comunes entre los consejeros es que el usuario/a pueda hacerse daño o hacer daño a alguien más, o que abandone el lugar con la intención de no regresar.

Los usuarios/as pueden reaccionar de varias formas frente a un resultado positivo de sus pruebas de VIH; desde resignación a un shock severo o negarse a creer. Algunas personas asumen que se pondrán enfermos y morirán inmediatamente, al respecto es importante recordarles la diferencia entre VIH y sida, y enfatizar que al estar infectado de VIH es posible mantenerse saludable por mucho tiempo, y que eso mucho dependerá del estilo y forma de vida que lleve de ahí en adelante.

Aunque las personas que reciben un resultado positivo de la prueba no van a preocuparse necesariamente por tener sexo seguro, durante la primera sesión de consejería post-prueba, es importante recordarles la importancia del plan de reducción de riesgo y la necesidad de proteger a su pareja de la infección y a ellos/as mismos de la re-infección.

CONSEJERÍA POSPRUEBA CON RESULTADO NEGATIVO

Con un resultado negativo de la prueba, el consejero no debería asumir que el usuario/a reaccionará con alivio y felicidad frente al mismo.

Una vez que se conoce el estatus de la persona, el consejero deberá trabajar con el usuario/a la revisión de su plan de reducción de riesgos. El consejero debería recordar la necesidad de repetir la prueba si el resultado ha sido negativo, si ha tenido prácticas de alto riesgo de infección en los últimos tres meses; alentarle a considerar la posibilidad de que podría haber sido infectado, pero que todavía no presenta anticuerpos de VIH.


 

 

 
0.002 qc