Sobre VIH

Nutrición

AQUÍ ENCONTRARÁS:

Importancia de la nutrición en personas que viven con VIH
Recomendaciones para mantener una buena nutrición
Causas de una mala nutrición en personas que viven con VIH
Importancia de la nutrición para la adherencia a los ARV
Manejo nutricional para síntomas asociados al VIH
Alimentación y nutrición de niñas y niños hijos/as de madres con VIH

IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN PERSONAS QUE VIVEN CON VIH

Para las personas que viven con VIH (PVV) mantener su estado nutricional óptimo y tener una buena alimentación es fundamental desde el momento del diagnóstico, ya que esto puede ayudar a minimizar los efectos del virus en el deterioro inmunológico, desgaste nutricional y progresiva pérdida de peso a causa de la acción del virus en el organismo. Por ello, la nutrición es un tema que debe ser parte de la atención que las PVV reciben en las unidades de atención integral de VIH. Para ello existe también la publicación Normas y Protocolos para la Alimentación y Nutrición en la Atención Integral a personas que viven con VIH/sida elaborada por el Ministerio de Salud Pública.

Una buena nutrición es importante, pues:
  • Con una buena nutrición una PVV tardará más tiempo en necesitar medicación.
  • Quienes toman el tratamiento antirretroviral (ARV) podrán estar saludables por más años, además de desarrollar mayor tolerancia y respuesta a los tratamientos.
  • Porque permite reforzar la respuesta inmunológica.
  • Reduce la morbi-mortalidad asociada a la infección por VIH.
  • Ayuda a ganar peso y a contrarrestar efectos como la lipodistrofia.
  • Brinda más energía, mejora el bienestar físico y mental.
  • Mejora la productividad individual y la independencia.
  • Mejora la calidad de vida.
Por ello, el cuidado nutricional de las personas que viven con VIH debe formar parte de la atención integral que deben recibir.

RECOMENDACIONES PARA MANTENER UNA BUENA NUTRICIÓN:

  • Consumir los diversos tipos de alimentos de acuerdo a su contenido nutricional. Para mayor entendimiento los alimentos se han clasificado por grupos y porciones, estos se muestran de forma gráfica en la pirámide alimentaria.

  • Asegúrese de consumir una dieta balanceada que incluya suficiente cantidad de proteínas, carbohidratos, vitaminas y cantidades moderadas de azúcar y grasa.
  • Las proteínas ayudan a generar y mantener los músculos: buenas fuentes son las carnes, el pescado y los granos como frijoles, lentejas, nueces y semillas.
Los carbohidratos son una fuente de energía de “liberación prolongada” y una buena fuente de fibras y nutrientes. Los carbohidratos complejos provienen de cereales, vegetales, arroz y frutas. Los carbohidratos simples o azúcares brindan energía en forma inmediata.

Los dulces pueden provenir de frutas frescas y secas, miel, mermelada y jarabes.

Las grasas brindan energía extra. Una persona con VIH necesita un poco, no demasiado. Las grasas “monosaturadas” son consideradas “buenas” y se encuentran en nueces, semillas, aceites de canola, de oliva y en el pescado. Las grasas “saturadas” como las de la mantequilla y otros productos animales son consideradas “malas”. Algunos tipos de grasa, potencialmente dañinos para el corazón, pueden acumularse a raíz de los ARV.
 
  • Cuando el cuerpo combate infecciones, utiliza más energía por lo que debe aumentar la cantidad de alimento; es recomendable consumir pequeñas porciones varias veces al día. El peso muscular extra ayudará a combatir al VIH. Muchos quieren perder peso, pero esto puede ser riesgoso para las PVV.
  • Tomar una buena cantidad de líquidos, sobre todo agua. Esto ayudará a reducir los efectos secundarios de los medicamentos ARV y a evitar la sequedad bucal. Recuerde que beber té, café, bebidas tipo cola, chocolate o alcohol puede facilitar la pérdida de líquido del cuerpo.
  • Hervir los alimentos y evitar comerlos crudos.
  • Ser cuidadoso en el manejo de alimentos: lavarlos bien antes de consumirlos, asegúrese de lavarse las manos antes de prepararlos y mantener limpios sus utensilios y áreas de preparación.
  • Mantenga las sobras en el refrigerador y consúmalas dentro de tres días. Controle la fecha de vencimiento de los alimentos. No los compre ni consuma si ya están vencidos.
  • Evite la ingesta de alcohol, puede causar problemas hepáticos y pancreáticos.
  • Un programa de ejercicios moderado puede ayudar a que su cuerpo convierta los alimentos en músculo. Para ello puede introducir ejercicios en su rutina diaria.
 
Estas son orientaciones generales, sin embargo, el consumo de alimentos puede variar dependiendo del peso, la edad y las necesidades nutricionales de cada persona. También es importante hablar en la consulta con un nutricionista con conocimientos de VIH para mayor información sobre el tema.

CAUSAS DE UNA MALA NUTRICIÓN EN PERSONAS QUE VIVEN CON VIH

  • Reducido consumo de alimentos.
  • Pobre absorción de los alimentos ingeridos.
  • Aumento de la pérdida de nutrientes debido a infecciones varias.
  • Requerimientos nutricionales incrementados por la cantidad de virus en el organismo.

IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN PARA LA ADHERENCIA A LOS ANTIRRETROVIRALES

La adherencia a los medicamentos antirretrovirales puede verse afectada al punto de abandonar o interrumpir el tratamiento, debido a los efectos secundarios que los ARV, como todo medicamento, pueden producir de acuerdo al tipo de medicina y a la persona que lo toma (ver Adherencia).  Por eso es importante conocer qué tipo de efectos secundarios puede provocar y las restricciones alimentarias asociadas a cada antirretroviral (ver Atención y tratamientos).

Respetar las restricciones alimentarias y una buena nutrición es indispensable para facilitar el acoplamiento a los ARVs, mitigar los efectos adversos y mantener una buena la adherencia al tratamiento.

MANEJO NUTRICIONAL PARA SÍNTOMAS ASOCIADOS AL VIH

ANOREXIA (pérdida de apetito)
  • Intentar estimular el apetito a través de comidas favoritas.
  • Comer porciones pequeñas en forma más frecuente.
  • Evitar alimentos de olor fuerte.
Si la causa de pérdida del apetito se debe a una enfermedad, se recomienda buscar atención médica inmediata.


ANEMIA
  • Comer alimentos ricos en hierro, tales como productos animales (huevos, pescado, carne e hígado), vegetales de hojas verdes (espinacas, brócoli), frutas y vegetales, leguminosas (lentejas, porotos, habas), maní, semillas, y cereales fortificados.
  • Tomar suplementos que contengan hierro.
  • Si está disponible, adultos tomar una tableta de hierro una vez al día con alimentos. La mejor manera sería con alguna forma de vitamina C, como tomates o jugo de naranja para ayudar con su absorción. Tomar líquidos para evitar estreñimiento.
  • Desparasitar. 

ACIDEZ, HINCHAZÓN
  • Comer cantidades pequeñas y en forma frecuente.
  • Evitar alimentos que producen gas (col, gaseosas).
  • Beber bastante líquido.
  • Comer en forma temprana, antes de irse a dormir para así facilitar la digestión de los alimentos.

DIARREA
  • Beber bastante líquido para prevenir la deshidratación. Prepare soluciones caseras para la hidratación como: 1 litro de agua hervida, 4 cucharadas de azúcar y media de sal ionizada.
  • Evitar cítricos fuertes como naranja y limón ya que estos pueden irritar el estómago.
  • Consumir alimentos ricos en fibra ya que estos ayudan a retener los fluidos (bananas, lentejas, arvejas).
  • Comer alimentos almidonados como arroz, papa, maíz.
  • Para proteínas comer huevo, pollo o pescado.
  • Beber té de hierbas.
  • Evitar las frituras.
  • Consumir yogurt, beber leche descremada si no existen problemas con lactosa.
  • Comer cantidades pequeñas y en forma más frecuente y continuar alimentándose una vez que pasaron los síntomas para así recuperar la pérdida de peso y nutrientes.
  • Ir a un centro de salud si hay síntomas severos que persisten por más de 3 días (deshidratación severa, no orina o muy poca, desmayos, fiebre alta, vómitos, dolores de estómago severos, heces con sangre).

Alimentos a evitar:
  • Algunos productos lácteos como leche entera
  • Alcohol y cafeína.
  • Alimentos grasosos y fritos.
  • Alimentos que producen gas.
 
Prevención:
  • Beber bastante agua que haya sido hervida.
  • Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar, servir y almacenar los alimentos.
  • Lavarse las manos con agua y jabón después de usar el baño o cambiar pañales.
  • Beber bastante líquido para la deshidratación.

FIEBRE
  • Alimentarse con sopas que den energía y que contengas nutrientes (zanahoria, papas).
  • Beber bastante líquido, más allá de lo usual.
  • Beber té de hierbas.
  • Beber líquidos para prevenir la deshidratación, particularmente agua limpia y hervida.
  • Bañarse con agua tibia.
  • Descansar.
  • Tomar aspirinas si están disponibles.
  • Continuar alimentándose con cantidades pequeñas y en forma frecuente si es tolerable.
 
NÁUSEAS, VÓMITO
  • Comer cantidades pequeñas y en forma más frecuente.
  • Los alimentos fríos reducen el reflejo de las náuseas.
  • Alimentarse de sopas, cereales sin azúcar, bananas.
  • Evitar tener el estómago vacío ya que la náusea es peor si no hay nada en el estómago.
  • Evitar comer en la cocina por los olores.
  • Comer galletas sin crema para calmar el estómago.
  • Beber té de hierbas o agua hervida con limón.
  • Si está disponible beber infusiones de jengibre.
  • Evite acostarse después de ingerir alimentos; esperar por lo menos unos 20 minutos para evitar los vómitos.
  • Descansar entre las comidas.
  • Evitar comidas picantes y grasosas.
  • Evitar cafeína y alcohol.
  • Beber líquidos como agua limpia y hervida.

PÉRDIDA DE MUSCULATURA
  • Incrementar la ingesta de alimentos a través de un incremento en la cantidad y frecuencia de estos.
  • Mejorar la calidad y cantidad de alimentos a través de la diversificación de estos.
  • Comer cantidades pequeñas y en forma más frecuente.
  • Comer alimentos suaves y en forma líquida si hay ulceras bucales.
  • Incrementar cantidad de proteínas.
  • En forma lenta introducir cierto tipo y nivel de grasas en las dietas.
  • Incrementar la ingesta de alimentos que contengan almidón (papas, arroz).
  • Usar alimentos fortificados.
 
ÚLCERAS BUCALES / CANDIDIASIS / AFTAS
  • Comer alimentos suaves o hechos puré (zanahoria, huevo revuelto, sopa, bananas).
  • Comer alimentos a temperatura ambiental o fríos.
  • Evitar frutas y jugos cítricos.
  • Buscar atención médica para tratamiento de síntomas.
  • Si está disponible usar una cuchara o taza para ingerir pequeñas cantidades de alimentos.
  • Evitar el picante, ají, alimentos salados o pegajosos ya que estos pueden irritar aún más las ulceras bucales.
  • Evitar ingesta de alcohol.
  • Beber bastantes líquidos.
  • Inclinar la cabeza hacia atrás al ingerir los alimentos, ayudando así al deslizamiento de estos.
Enjuagar la boca con agua hervida tibia mezclada con sal para reducir la irritación y mantener limpia el área infectada.

ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN DE NIÑAS Y NIÑOS HIJOS/AS DE MADRES CON VIH

Las familias afectadas por el VIH que se encuentran al cuidado de niños y niñas recién nacidos y hasta los 18 meses de edad que, por situaciones de salud de la madre, no pueden ser amamantados, deben escoger alternativas de nutrición distintas a la leche materna.

Para ellos, existen recomendaciones en publicación Normas y Protocolos para la Alimentación y Nutrición en la Atención Integral a personas que viven con VIH/sida. Estas ofrecen información básica de nutrición a niños y niñas de hasta dos años en lo que se refiere a la preparación de leche de acuerdo a sus edades, orientaciones sobre cuándo iniciar la introducción de nuevos alimentos, la forma de prepararlos y las medidas de higiene que se debe emplear, utilizando alimentos disponibles en nuestro país que garanticen su normal crecimiento y desarrollo.


 

 

 
0.002 qc